Hagamos las paces

«Hagamos las paces» fue el lema de la más reciente reunión de parejas de la Comunidad Cristiana el Redil con el propósito de llevar la reconciliación al interior de los hogares. Más que una reunión fue un tiempo de diálogo donde el Pastor Ariel Muñoz quien por más de veinte años ha ejercido el ministerio especializándose en la atención de parejas nos compartió sus experiencias personales y como pudo superarlas junto a su esposa.

Las causas del conflicto

En este conservatorio se identificaron las causas de los conflictos. La falta de comunicación o la comunicación poco asertiva es la que más influye en las peleas al interior del hogar y como principal causa de separación. Datos preocupantes que nos dicen que uno de cada dos parejas en Colombia se están separando nos debe llevar a estrechar los lazos de comunicación, diálogo y conocimiento mutuo.

Las dificultades comunicativas al interior del hogar se expanden cuando no comprendemos las necesidades del otro y las diferencias intrínsecas que tenemos por ser hombres o mujeres. «El problema no esta en ser diferente sino en pretender que el otro sea como yo»

Estas diferencias no resueltas y sin acuerdos llevan a cónyuges heridos que lo único que buscarán es agredir al otro.

Hagamos las paces

Se identifico que la espiritualidad correcta es de gran ayuda a la hora de resolver problemas, pues las personas se comportarán según lo que creen y si esa creencia esta basada en los principios bíblicos será más fácil restaurar o tomar decisiones correctas en la resolución de las diferencias.

En este punto entra el perdón como herramienta fundamental para sanar las heridas. Sin embargo no es el perdón con excusas sino el que se da sin condiciones y es unilateral. Por tanto perdonar es una decisión y no un sentimiento; el ejemplo es Jesús que lo hizo aunque los demás no se arrepintieron.

Dios sabia que perdonar era difícil y por eso el mandamiento del perdón esta condicionado a que si nosotros no lo hacemos el tampoco lo haría con nosotros. Es por eso que la falta de perdón afecta a la persona que guarda el resentimiento.  Es como el preso que esta en un cuarto con la llave en la mano y no decide salir.

La pareja saludable.

Se enfatizo en la pareja saludable la cual no es aquella que no tiene problemas o diferencias, sino aquella que logra superar sus problemas con madurez a través de la comunicación, el equilibrio y los acuerdos.

Esta reflexión llevó a que cada pareja tuviera el tiempo al final de la reunión de pedir perdón, perdonar y orar unos por los otros, fortaleciendo así los lazos del perdón y la unidad.

Pasos de fe, pasos de obediencia. Testimonios de vida

Sin duda alguna hay una fiesta en el cielo cuando alguien arrepentido rinde su vida para seguir las pisadas del Maestro. Eso fue lo que se vivió el 29 de noviembre, cuando siete valientes hombres y mujeres dieron su primer paso hacia una vida de trasformación en Cristo.

Entre los que se decidieron hay habían jóvenes y adultos, hombres y mujeres que decidieron vivirán para El toda su vida y dieron testimonio del cambio que Cristo ha hecho en ellos. Fuimos testigos de como Dios llegó a sus vidas, ha trasformado su carácter,sus hogares han sido restaurados y su cuerpo sanados. Por esto sabemos que el poder de Dios sigue obrando.

En la Comunidad Cristiana El Redil los recibimos con los brazos abiertos, los felicitamos por dar este paso de obediencia y los retamos a que cada día sigan los pasos del Maestro.

 

Certificaciones del Centro de Entrenamiento Bíblico

Centro de Entrenamiento Bíblico - Membresía 1

El pasado 2 de septiembre se celebró la certificación del tercer ciclo del Centro de Entrenamiento Bíblico y asi se cerro un tiempo en que durante tres meses cada miercoles niños, jóvenes y adultos se reunieron para profundizar en la palabra de Dios.

Fue un tiempo para testificar lo que Dios hace y para ver el fruto del esfuerzo de aquellos que perseveraron.

Felicitamos a todos los estudiantes de membresia 1 y 2 y de madurez 1,2 y 3 por su dedicación y por llegar hasta el final de este ciclo. Dios bendiga sus vidas y que todo lo aprendido sea usado para la gloria del Señor.