Jóvenes que rinden su vida a Cristo

Se dijo en algún momento: «Cuando alguien Gana un adulto para Cristo, se salva un alma pero cuando gana un niño para Cristo salva un alma y toda una vida.» Creemos que esta frase se aplica también para los jóvenes que toma la decisión de seguir a Cristo.

Esto es así porque entre más temprano se siga a Jesús, otras decisiones también importantes serán tomadas bajo la dirección del Señor y seguramente la vida entera tendrá el propósito que debe tener.

Una vida que se entrega a Cristo desde joven es menos propensa a los vicios, a la ira, a vivir bajo los parámetros superficiales del mundo. Será menos proclive a depresiones, a suicidio o a la rebeldía. En cambio tendrá muchas más oportunidades de crecer, desarrollarse, de tener un propósito, un proyecto de vida centrado en Dios, de fundamentar una buena familia y de servir a la comunidad.

Por eso cuando lo jóvenes toman conciencia y sin presiones siguen a Jesús, como iglesia debemos alegrarnos. Debemos apoyarlos, no juzgarlos sino aconsejarlos, apoyarlos y sobre todo amarlos.

Dos jóvenes que se entregan a Cristo

Esta fue la fiesta que se vivió el pasado 27 de noviembre cuando dos jóvenes de la Comunidad Cristiana El Redil dieron el paso del bautismo y declararon públicamente su fe en Jesús. Ellos testificaron como a pesar de ir a la iglesia desde pequeños no estaban convencidos de su fe. Pero fue gracias a la influencia de amigos creyentes y de las enseñanzas en la iglesia que se dieron cuenta de la verdad de Cristo.

Ahora convencidos de su fe dan este primer paso y creemos que con el apoyo de toda la iglesia cumplirán su propósito en Jesús, entendiendo lo que dice la palabra de Dios:

«¿Con qué limpiará el joven su camino?
    Con guardar tu palabra.» Salmo 119:9

 

 

Pasos de fe, pasos de obediencia. Testimonios de vida

Sin duda alguna hay una fiesta en el cielo cuando alguien arrepentido rinde su vida para seguir las pisadas del Maestro. Eso fue lo que se vivió el 29 de noviembre, cuando siete valientes hombres y mujeres dieron su primer paso hacia una vida de trasformación en Cristo.

Entre los que se decidieron hay habían jóvenes y adultos, hombres y mujeres que decidieron vivirán para El toda su vida y dieron testimonio del cambio que Cristo ha hecho en ellos. Fuimos testigos de como Dios llegó a sus vidas, ha trasformado su carácter,sus hogares han sido restaurados y su cuerpo sanados. Por esto sabemos que el poder de Dios sigue obrando.

En la Comunidad Cristiana El Redil los recibimos con los brazos abiertos, los felicitamos por dar este paso de obediencia y los retamos a que cada día sigan los pasos del Maestro.