Jóvenes que rinden su vida a Cristo

Se dijo en algún momento: «Cuando alguien Gana un adulto para Cristo, se salva un alma pero cuando gana un niño para Cristo salva un alma y toda una vida.» Creemos que esta frase se aplica también para los jóvenes que toma la decisión de seguir a Cristo.

Esto es así porque entre más temprano se siga a Jesús, otras decisiones también importantes serán tomadas bajo la dirección del Señor y seguramente la vida entera tendrá el propósito que debe tener.

Una vida que se entrega a Cristo desde joven es menos propensa a los vicios, a la ira, a vivir bajo los parámetros superficiales del mundo. Será menos proclive a depresiones, a suicidio o a la rebeldía. En cambio tendrá muchas más oportunidades de crecer, desarrollarse, de tener un propósito, un proyecto de vida centrado en Dios, de fundamentar una buena familia y de servir a la comunidad.

Por eso cuando lo jóvenes toman conciencia y sin presiones siguen a Jesús, como iglesia debemos alegrarnos. Debemos apoyarlos, no juzgarlos sino aconsejarlos, apoyarlos y sobre todo amarlos.

Dos jóvenes que se entregan a Cristo

Esta fue la fiesta que se vivió el pasado 27 de noviembre cuando dos jóvenes de la Comunidad Cristiana El Redil dieron el paso del bautismo y declararon públicamente su fe en Jesús. Ellos testificaron como a pesar de ir a la iglesia desde pequeños no estaban convencidos de su fe. Pero fue gracias a la influencia de amigos creyentes y de las enseñanzas en la iglesia que se dieron cuenta de la verdad de Cristo.

Ahora convencidos de su fe dan este primer paso y creemos que con el apoyo de toda la iglesia cumplirán su propósito en Jesús, entendiendo lo que dice la palabra de Dios:

«¿Con qué limpiará el joven su camino?
    Con guardar tu palabra.» Salmo 119:9